¿Qué es el Reiki?

Reiki es un término Japonés cuyo significado es energía vital universal. Está compuesto de dos  palabras: Rei, que significa universal, sin límites y hace referencia a la energía cósmica; Y Ki, que hace referencia a la energía vital individual, presente en todos los seres vivos. Reiki es una técnica de transferir Energía Vital Universal. La capacidad de transmitir energía Reiki se activa mediante un proceso de sintonización de maestro a discípulo. No se requiere ninguna condición especial para ser practicante de Reiki. Cualquier persona, sea cual sea su edad, creencias religiosas, cultura y nivel de evolución, puede convertirse en canal Reiki. Mediante la sintonización de Reiki se transfiere Energía Vital Universal, que eleva el nivel vibracional de los cuerpos sutiles y del cuerpo físico y permite el reequilibrio de los canales y de los centros energéticos llamados chakras. De esta manera, se promueve la salud, entendida de una forma íntegra: cuerpo, mente-emociones y energía.

Reiki te capacita para canalizar la energía a través de tus manos allí donde es necesaria para la autosanación y la sanación. Existen una serie de posiciones para las manos, diferentes según las diversas escuelas de Reiki, pero que tienen en común cubrir los 7 chakras mayores, que ocupan la zona comprendida entre la base de la columna y la parte superior del cráneo. Aunque no son centros anatómicos, cada uno de ellos tiene su correspondencia a nivel glandular. Así, la sesión de Reiki funciona en el nivel energético y percibimos sus beneficios a nivel mental-emocional y físico.

La historia del Reiki

A pesar de la proximidad histórica, no existen documentos escritos sobre la historia de Reiki. La transmisión oral ha provocado una distorsión sobre los hechos y así podemos encontrar diferentes versiones, aunque todas coinciden en determinados hechos comunes, que son los que aquí vamos a mencionar. El instinto de poner la mano sobre la zona donde experimentamos el dolor, puede revelarnos una memoria ancestral en los seres humanos, que recuerdan su capacidad de canalizar energía para su sanación. Al parecer, -por los antiguos registros encontrados en India, Tibet, Egipto y Grecia-la humanidad conoció épocas donde era normal utilizar las manos para canalizar energía. en los últimos 2000 años, estas técnicas pasaron a ser secretas o se perdieron, hasta alguna fecha alrededor de 1908.

El descubridor del Reiki: Mikao Usui

El redescubridor de Reiki fue Mikao Usui, nacido en Japón en agosto de 1865. No hay datos  oficiales de su historia, que está envuelta en un profundo misterio. Según diversas fuentes, el detonante de su búsqueda fue una pregunta de sus alumnos respecto a las capacidades curativas de Buda y Jesús. Esto lo llevó a realizar distintos viajes, para investigar en los antiguos textos. En esta búsqueda, en más de una ocasión escuchó que lo más importante para sanar es el nivel mental/ espiritual. En algún lugar según dicen, en textos budistas de 2500 años encontró símbolos y fórmulas que daban respuesta a su investigación. Tenía el conocimiento teórico, pero le faltaba la parte práctica. Asesorado por el abad de un monasterio, decidió emprender un retiro de 21 días en el monte Koriyama, en ayuno y meditación. Puso ante sí 21 piedras que le servían para llevar la cuenta del tiempo. Llegado el día 21, de noche, creyó que no iba a conseguir su objetivo y se puso a mirar el horizonte, preguntándose qué haría a continuación. Entonces vio una potente luz con conciencia que avanzaba hacia él y le comunicó telepáticamente que podía otorgarle el conocimiento que buscaba, pero que su fuerza era tan grande que podría matarlo con el impacto. Usui tenía que tomar la decisión. Podía irse tal como había venido, podía permitir a la luz chocar contra él y tal vez moriría en el intento. Decidió arriesgarse y permitir a la luz estrellarse contra él. Del impacto en la frente, salió de su cuerpo y vio unas burbujas de colores con los símbolos de Reiki, que ya había descubierto en uno de sus viajes. A medida que veía cada símbolo, recibía una sintonización con él. Así fue como quedó convertido en canal Reiki con la facultad de poder transmitirlo a otros.
Cuando salió de ese estado, bajó la montaña y en su descenso, tropezó con una piedra y se dañó un pie. Instintivamente llevó a él su mano y la herida dejó de sangrar y de doler. Así tuvo constancia de haber conseguido su objetivo. Después fue a una posada y comió copiosamente.
A pesar de romper de esta forma tan drástica su ayuno, no tuvo consecuencias negativas.
También puso sus manos sobre la cara inflamada por un flemón de la muchacha que le sirvió la comida y la hinchazón bajó. Entonces fue al encuentro de su amigo el abad para relatarle lo sucedido y lo halló con un ataque de artritis. Al canalizar energía para él, el dolor remitió.
Después de todo esto decidió ir a los barrios marginales de Kyoto para ayudar a sanar a los más desfavorecidos. Pasó siete años prestando gratuitamente sus servicios a los mendigos de Kyoto. En este tiempo comprobó que muchos de ellos volvían a su estado anterior y recordó que en su búsqueda del Reiki había oído que el cambio mental-espiritual es siempre más importante que la curación física. Así decidió establecer unos sencillos principios de carácter ético que ayudase a las personas en su proceso de sanación. Estos principios son:

  • Solo por hoy no te preocupes.
  • Solo por hoy no te enfades.
  • Sé agradecido.
  • Sé amable.
  • Trabaja honradamente.

Además Mikao Usui extrajo otras conclusiones importantes: Reiki debe ser solicitado por las personas que desean recibirlo y es necesario realizar algún tipo de intercambio energético para que exista implicación en el propio proceso de sanar. Después de esto viajó intensamente por Japón enseñando Reiki. En estos años conoció a sus discípulos y, poco antes de morir, dio la transmisión de Maestría a 18 de ellos, dejando el encargo de preservar el Reiki a Chujiro Hayasi.

Mikao Usui murió en 1926 y se encuentra enterrado en un templo budista de Kyoto. En su lápida, recientemente descubierta, se encuentra grabada esta historia.

Otras personas impulsoras del reiki: Chujiro Hayasi y Hawayo Takata

CHUJIRO HAYASI

Chujiro Hayasi, era un militar retirado del ejército de 47 años cuando conoció a Mikao Usui. Viajó y estudió con él hasta recibir la maestría y el encargo de preservar el Reiki. Hayasi fundó en Tokio una clínica Reiki. Con su mentalidad pragmática, tomó exhaustivos registros de todos los tratamientos. En la clínica se practicaba Reiki durante todo el día, en muchas ocasiones eran dos las personas que daban las sesiones. Incluso, establecían turnos rotativos que cubrían las 24 horas, para que el tratamiento fuese intensivo. Reiki se aplicaba combinado con el ayuno y una dieta vegetariana. De esta forma, los resultados obtenidos eran magníficos. Cuando Hayasi recibió la responsabilidad de conservar las enseñanzas de Reiki, éste consistía en la energía en sí misma, los símbolos y los principios establecidos por Usui. Gracias a sus minuciosas observaciones, Chujiro Hayasi pudo dar las posiciones para el tratamiento y el sistema de grados en la enseñanza. Estas son sus dos valiosas aportaciones al sistema Usui de Reiki, como lo denominó él. La señora Hawayo Takata , en el año 1935, fue a la clínica de Hayasi en busca de sanación. Unos años más tarde, Hayasi, viendo que iba a estallar la guerra, decidió otorgarle la maestría junto a su propia esposa, pues, por su condición de mujeres, estaban exentas de ir al frente y podían preservar el Reiki. En mayo de 1941, Chujiro Hayasi, que había sido llamado a incorporarse al ejército y no deseaba participar en la guerra, reunió a su familia y a los maestros de Reiki y en su presencia, de forma voluntaria, detuvo su corazón. Había dejado como sucesora de su tarea a Hawayo Takata.

HAWAYO TAKATA

La señora Takata nació en Kauai, una isla de Hawai, el 24 de diciembre de 1900. Aunque de padres japoneses, era ciudadana estadounidense. Tuvo una vida dura, de mucho trabajo y, muy joven, quedó viuda con dos hijas en condiciones muy precarias. Su constitución era frágil, así que un tiempo después estaba sumida en una enorme depresión además de una enfermedad pulmonar. Acudió a la clínica de Hayasi en Tokio para recibir tratamiento y cuatro meses más tarde había resuelto sus problemas. Quedó tan maravillada que pidió a Chujiro Hayasi, le permitiese aprender Reiki en 1936. Un año más tarde realizó el segundo nivel y en 1938 consiguió la maestría de Reiki. La señora Takata vivía en Hawai, trabajaba dando sesiones de Reiki y mantenía el contacto con su maestro Chujiro Hayasi. Poco antes de morir, éste la había nombrado su sucesora en la preservación del Reiki.

La expansión por occidente y las tendencias

Hawayo Takata, durante 30 años, practicó y enseñó Reiki en occidente. En 1970 inició a 22 maestros y recomendó respetar a su sucesora Phyllis Lei Furomoto, su propia nieta. En 1980 muere la señora Takata, dejando constituida la Asociación Americana de Reiki. En 1982, una discípula de Takata, la antropóloga americana Barbara Weber Ray, funda la A. I. R. A. también conocida como la Técnica Radiante. El objetivo es practicar un Reiki de investigación, con un enfoque científico y experimental, menos tradicional que el anterior. Al igual que hiciese Hayasi, conservan registros sistemáticos de todos los casos y cuentan con un centro de investigación y documentación muy interesante. En el ashram del maestro Osho, en Poona, India, se creó el Osho neo-Reikí, una forma más meditativa de practicar el Reiki, que se ha extendido por todo el
mundo. En 1984 empieza a enseñarse en Estados Unidos el sistema Usui Tibetano, también meditativo, que es el que actualmente enseño. Todos estos sistemas tienen validez,son complementarios y tienen sus raíces en las enseñanzas originales de Mikao Usui.

EL LINAJE

Reiki es una práctica espiritual sagrada creada por el Sensei Mikao Usui. Después de la iniciación debidamente realizada, todo el alumno de Reiki queda en un linaje o “árbol de Reiki”, que nos lleva siempre en cualquier escuela, al Sensei Mikao Usui. Es importante que conozcas el linaje de los maestros que han sido iniciados hacia llegar a ti, porque ahora y si decides iniciarte conmigo, perteneces a ella.

 

 



He leído y acepto la política de privacidad